Retiran muro colocado en Yucatán por pareja de Estados Unidos

Las redes sociales se sacudieron días atrás con la información de que una pareja estadounidense colocó un muro de alambre y piedras para que los habitantes del puerto de Santa Clara no pasaran al espacio que consideraban su playa particular.

La Secretaría de Desarrollo Sustentable de Yucatán dispuso retirar la barda y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) anunció que sancionaría a los autores del fraccionamiento.

El Gobierno Federal junto con el gobierno de Yucatán dispusieron retirar esa malla, ya que “las playas de México son libres y abiertas”, según sostuvieron funcionarios de Desarrollo Sustentable. Incluso el subsecretario de Planeación y Política Turística del Gobierno de México, Simón Levy, indicó en su cuenta de Twitter que el muro ya había sido retirado. “Sobre el ‘muro’ que se había levantado para cercar parte de acceso a la playa, en Santa Clara, Yucatán ya se ha quitado. La @SDSYucatan actuó inmediatamente y procederá la sanción de @PROFEPA_Mx .

Aunque no lo quieran entender las playas de México, no se cercan, no se privatizan”. Según la información del funcionario, la muralla cercaba parte del acceso de la playa de Santa Clara, lo cual está prohibido en la legislación mexicana. Santa Clara se ubica en el oriente del litoral yucateco a unos 140 kilómetros aproximadamente de Mérida.

 

Le iba a mandar un video íntimo a su esposo y terminó compartiéndolo con 2,000 personas

La mujer cometió el error de publicarlo en su historia de Facebook, en su perfil y en un chat grupal, en lugar de enviarlo a su cónyuge. La mujer, que vive en Bulgaria, grabó un video de manera muy sensual para enviarle por mensaje privado a su esposo, que se encontraba en ese momento en Inglaterra.

Sin embargo, cometió el error de hacerlo público en esa red social. Cuando se dio cuenta y quiso eliminar el contenido, ya era muy tarde. Debido a las explícitas imágenes y al lenguaje tan comprometedor, el video fue difundido rápidamente en otras redes sociales.

Como consecuencia, su esposo está furioso y no le habla, mientras que su hijo de 20 años le dijo que no volvería a casa sino hasta después de 5 años, cuando haya superado este episodio.

 

Instalaron cámaras ocultas en moteles y transmitían en vivo por internet

Más de 800 parejas fueron grabadas mientras mantenían relaciones sexuales y las imágenes fueron difundidas sin su consentimiento. Corea del Sur, país donde cayó la red de pornografía que cometía el ilícito, enfrenta una epidemia de “molka” (cámaras espía), en su mayoría instaladas por hombres para filmar mujeres en espacios públicos, aseos, transporte u oficinas.

Este último caso es poco habitual, por su alcance de víctimas, por haber sido transmitido en vivo en internet y porque se trata de parejas.

La policía sospecha que cuatro hombres instalaron minúsculas cámaras en los enchufes o televisores de 42 habitaciones de 30 moteles.

Las imágenes eran transmitidas sin interrupción, las 24 horas del día, en una página internet que cuenta con unos 4,000 seguidores y domiciliada en un servidor extranjero. Algunos suscriptores pagaban además un suplemento mensual de 50,000 wones (45 dólares) para tener acceso a material “exclusivo”, que consistía en material editado.

Más de 800 parejas fueron grabadas a lo largo de tres meses, la mayoría mientras mantenían relaciones sexuales, dijo la policía. “Un 50% de las 1,600 víctimas son hombres”.

La banda criminal recaudó 7 millones de wones. Dos sospechosos fueron detenidos, otros dos están siendo investigados.

En 2017 más de 5,400 personas sospechosas de esconder cámaras fueron detenidas en Corea del Sur, pero sólo 2% fueron condenadas a prisión. Miles de mujeres se manifestaron varias veces contra este crimen el año pasado.

En Corea del Sur, los moteles ofrecen una alternativa menos costosa a los viajeros, pero también a las parejas que buscan intimidad lejos de las miradas de sus familiares.

 

 

Los comentarios están cerrados.