Según una encuesta… Cuatro de cada diez personas que aún no completan el formulario dicen que no le abrirían la puerta a un trabajador del censo

Según una encuesta del Centro de Investigación Pew, cuatro de cada diez personas que aún no han completado el formulario, dicen que no le abrirían la puerta a un trabajador del censo.

A medida que los trabajadores del Censo 2020 tocan las puertas de millones de hogares estadounidenses que no han devuelto sus cuestionarios, cuatro de cada diez adultos estadounidenses que aún no han realizado el mismo dicen que no estarían dispuestos a responder, según una nueva encuesta del Centro de Investigación Pew.

Entre aquellos que dicen que no han participado en el censo, el 40% dice que no estaría dispuesto a hablar con un trabajador que llegó a su puerta y el 59% dice que estarían, al menos, algo dispuestos. Según la encuesta, quienes no han respondido el formulario hasta ahora tienen una probabilidad muy grande de pertenecer a grupos que el censo ha tenido dificultades para contar con precisión en las recolecciones de censos decenales anteriores, incluidas las poblaciones afroamericana e hispana.

La encuesta a 4.708 adultos realizada en línea del 16 al 22 de junio, encuentra que el 76% dice que ellos u otra persona en su hogar ya respondieron al censo. Entre el resto, el 14% dice que su hogar no ha respondido y el 10% no está seguro.

Entre los adultos en hogares que no han respondido, el 33% dice que está muy dispuesto a hablar con un trabajador del censo que toque la puerta y el 27% dice que está algo dispuesto. Pero el 24% dice que no está demasiado dispuesto y otro 16% dice que no está dispuesto en absoluto.

Las visitas de seguimiento de la Oficina del Censo a los hogares que no respondieron originalmente estaban programadas para comenzar a principios de mayo, pero se retrasaron debido a la congelación de las operaciones de campo del censo debido a la pandemia de COVID-19.

Los trabajadores comenzaron a llamar a las puertas de estos hogares a principios de julio en seis áreas regionales y la oficina planea expandir su operación de seguimiento a las comunidades de todo el país en agosto. Los que realizan las visitas deben usar máscaras y estar afuera al cumplir con las entrevistas, según la agencia. La oficina también planea efectuar entrevistas en persona desde finales de septiembre hasta finales de diciembre como parte de otras operaciones para mejorar o medir la calidad de los datos.

El plan de seguimiento ‘de no respuesta’ de la oficina del censo requiere que los trabajadores del censo hagan al menos un intento de llegar a cada hogar que no ha respondido. Si nadie responde a la puerta y la oficina determina que la casa está ocupada, los trabajadores del censo pueden tratar de obtener información sobre las personas que viven allí de otros encuestados, como vecinos o de otros registros del gobierno. Como último recurso, la Oficina del Censo utilizará una técnica estadística, llamada imputación, para contar a los ocupantes y enumerar sus características.

Hasta ahora, los adultos blancos (79%) tienen más probabilidades de decir que han respondido al censo 2020 que los adultos hispanos (74%) o afroamericanos (66%).

Los comentarios están cerrados.