Tasas bajas de vacunación durante el embarazo dejan a madres y bebés sin protección

En Estados Unidos, casi la mitad de los recién nacidos y las mamás que acaban de dar a luz están en riesgo de hospitalización o muerte por influenza o tosferina.

La mayoría de las futuras madres en Estados Unidos (65%) no han recibido dos vacunas seguras y eficaces que se recomiendan durante el embarazo para reducir los riesgos de influenza (gripe) y tosferina y proteger tanto a sus bebés como a ellas mismas, según un informe publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Cuando la mujer embarazada se vacuna, le pasa al feto anticuerpos que le brindan protección después de nacer, durante el tiempo en que los bebés son demasiado pequeños para ser vacunados. Los recién nacidos que contraen la influenza o la tosferina están en alto riesgo de ser hospitalizados y de morir.

Y los beneficios no son solamente para los bebés. Las mujeres embarazadas tienen el doble de riesgo de hospitalización si contraen la influenza, comparadas con las mujeres en edad de concebir que no están embarazadas. Desde el 2010, entre las mujeres de 15 a 44 años que fueron hospitalizadas por la influenza, del 24 al 34% estaban embarazadas, si bien cada año, solo aproximadamente el 9% de las mujeres pertenecientes a este grupo de edad en Estados Unidos están embarazadas en algún momento dado.

La recomendación de los CDC es que todas las mujeres embarazadas deberían recibir una vacuna contra la influenza durante cualquier trimestre de cada embarazo y la vacuna contra la tosferina (Tdap) durante la etapa inicial del tercer trimestre de cada embarazo, como parte de la atención prenatal de rutina.

Los CDC encuestaron a casi 2100 mujeres de 18 a 49 años que estuvieron embarazadas entre agosto del 2018 y abril del 2019. Algunos de los hallazgos de la encuesta son:

  • El 54 % de las mujeres embarazadas reportó haber recibido una vacuna contra la influenza antes o durante el embarazo.
  • El 55 % de las mujeres reportó haber recibido la vacuna Tdap durante el embarazo.
  • Las mujeres a quienes sus proveedores de atención médica les ofrecieron vacunarlas o las remitieron para que se vacunaran, tuvieron las tasas de vacunación más altas.
  • Las mujeres afroamericanas tuvieron tasas de vacunación más bajas que las de las mujeres de otras razas y tenían una menor probabilidad de reportar que un proveedor de atención médica les ofreció vacunarlas o las remitió para que se vacunaran.

Un estudio reciente mostró que cuando una mujer embarazada recibe la vacuna inyectable contra la influenza se reduce, en promedio, un 40 % del riesgo de que sea hospitalizada por esta enfermedad. La influenza también es peligrosa para los bebés, especialmente para los menores de 6 meses, quienes son demasiado pequeños para recibir la vacuna contra esta enfermedad. Los bebés menores de 6 meses tienen la mayor incidencia de hospitalizaciones asociadas a la influenza y el riesgo más alto de muerte relacionada con la influenza entre los niños. La vacunación contra la influenza en las mujeres embarazadas reduce, en promedio, un 72% del riesgo de hospitalización de sus bebés menores de 6 meses por esta enfermedad.

La tosferina puede ser mortal para los bebés, especialmente antes de que puedan comenzar a recibir la vacuna infantil contra esta enfermedad a los 2 meses de edad. Dos tercios (67%) de los bebés menores de 2 meses que contraen la tosferina necesitan recibir atención médica en el hospital. Lamentablemente, 7 de cada 10 muertes causadas por la tosferina (69%) ocurren en este grupo de edad.

Comments are closed.