Una conexión personal en Wuhan

El comienzo del año representa muchas oportunidades para reflexionar sobre el futuro, hacer cambios positivos o adoptar metas nuevas. A veces la vida nos sorprende también y en el mes de enero me informó mi prima en México que su hijo ingeniero acababa de llegar a Wuhan, China, para continuar su compromiso laboral. La novedad fue que llegó a Wuhan dos días antes del comienzo del virus corona. Después de un susto bastante fuerte y una cuarentena de casi siete semanas, el hijo de mi prima ya regresó a México el domingo pasado.

Comparto esta historia porque me hace pensar en las herramientas que necesitamos para navegar momentos difíciles. ¿Cuáles nombrarían Uds.? Con este acontecimiento, me he puesto a pensar en dos aspectos. Primero, a través del internet, logré ver varias entrevistas de este joven ingeniero en CNN Español y otras emisoras de noticias y me impresionó muchísimo su manera madura de expresarse y de mantener su fe. También, él comprendía que necesitaba ser paciente para poder estar de nuevo en su país natal.

Yo, como mamá, me puse a reflexionar sobre mi manera de reaccionar a dificultades cuando estoy con mi familia y preguntarme si doy un buen ejemplo sobre esta área. Prefiero demostrar alegría y agradecimiento por todo lo positivo en la vida, pero ¿qué hago cuando me encuentro triste o afligida? Creo que es muy humano querer esconder estos sentimientos o ignorarlos.

Esta experiencia de Wuhan me hace admirar la manera en que mi prima y su esposo han criado a su hijo, porque le tocó a este joven ingeniero estar en el centro de una crisis mundial y su madurez, fe y paciencia lo ayudaron a sobrellevar esta situación. Todos los afectados también reciben apoyo y consejería de salud mental para mantenerse sanos y saludables. Por más fuertes que seamos, a veces es necesario pedir ayuda profesional para mantenernos sanos y recuperarnos después de momentos difíciles.

Jamás esperaba tener una conexión personal con Wuhan, China, pero tomo esta oportunidad de recordarles que, claro, Uds. tienen herramientas para navegar todo tipo de situación que nos presenta la vida, pero también busquen ayuda profesional cuando necesiten sanarse de algún golpe de la vida o ayuda para navegar situaciones difíciles. Existen grupos de apoyo en nuestras iglesias, en las escuelas de nuestros hijos o en diferentes organizaciones sin fines de lucro. ¡Adelante siempre!

Comments are closed.